Teléfonos: 686 905 933 | 968 341 499
Calle Mateos, 51 Bajo. Barrio del Carmen 30.002 Murcia

El correcto desarrollo de las habilidades sociales

habilidades sociales

Habilidades sociales, un concepto del que se habla mucho en la actualidad, especialmente en el ámbito escolar y psicológico.

En prácticamente todos los ámbitos que rodean a los niños y jóvenes, sale a reducir que es muy importante enseñar y potenciar las habilidades sociales y la influencia de estas en su correcto desarrollo. Por eso es muy conveniente saber a qué se refiere esto de las habilidades sociales.

Parece que no existe un acuerdo en la definición de lo que es una conducta socialmente habilidosa. Meichenbaum, Butler y Grudson (1981) afirman que es imposible desarrollar una definición consistente de competencia social ya que ésta depende, en gran medida, del contexto en el que se dé.

Y es que, efectivamente, la habilidad social debe considerarse dentro de un marco cultural determinado puesto que las normas básicas de comunicación varían entre las diferentes culturas e, incluso, dentro de una misma cultura, dependiendo de diverso elementos como, por ejemplo, la edad, el sexo y la clase social.

También será diferente el grado de eficacia alcanzado por una persona, en cuanto a las habilidades sociales se refiere, dependiendo del objetivo que persiga conseguir en un momento determinado. Por eso, una conducta que puede considerarse correcta para una persona, puede no serlo para otra.

Pero, aunque no exista una definición aceptada generalmente sobre el concepto habilidad social, sí que existe un acuerdo sobre sus características (García Rojas, 2010):

  • La conducta interpersonal (la que tiene que ver con las relaciones entre las personas) se refiere a un conjunto de capacidades de actuación que han sido aprendidas (Bellack)
  • Los modelos de personalidad presuponen que se trata de una capacidad más o menos inherente para actuar de forma eficaz.
  • El modelo conductual resalta que la capacidad de respuesta no es innata y que se trata de un conjunto de capacidades específicas que se identifican. (Morrison, 1982; Kelly, 1982).

Es decir, podemos entender que las habilidades sociales son aquellas conductas adecuadas que nos permiten relacionarnos con el resto de personas de manera efectiva, lo cual implica resolver una situación social de manera aceptable para el sujeto en cuestión y para el entorno o contexto social en el que se encuentra.

De manera más formal podemos decir que una conducta socialmente habilidosa tiene tres componentes de la habilidad social: una dimensión conductual (tipo de habilidad), una dimensión personal (las variables cognitivas) y una dimensión situacional (el contexto ambiental).

Según Caballo (2002) y de acuerdo con Alberti (1977), las principales características de las habilidades sociales serían:

  • Es una característica de la conducta, no de las personas.
  • No es innata, sino que es aprendida.
  • Es una característica específica de cada persona y de cada situación, no universal.
  • Depende del contexto cultural del individuo, así como de otras variables de la situación.
  • Su base está en la capacidad del sujeto escoger libremente su acción.
  • Es una característica positiva, eficaz, de la conducta social, no es negativa ni dañina.

Puesto que las habilidades sociales son conductas aprendidas, es aquí donde podemos percibir la importancia de trabajarlas con los niños desde edades muy tempranas, para continuar con ello hasta convertir a los jóvenes, y posteriores adultos, en personas resolutivas socialmente.

 

 

Tipos de habilidades sociales

A nivel general podemos dividirlas en dos tipos: las habilidades sociales básicas y las habilidades sociales complejas.

En cuanto a las habilidades básicas se refiere, identificamos: saber escuchar, hacer preguntas, pedir las cosas por favor, dar las gracias, iniciar y mantener una conversación, presentarse o hacer cumplidos.

Dentro de las habilidades complejas encontramos, entre otras: saber disculparse y pedir ayuda, admitir la ignorancia, afrontar las críticas o convencer a los demás. Dentro de las habilidades complejas encontramos: asertividad, empatía, expresión de sentimientos  emociones, modulación de la expresión emocional…

Lo principal es aprender las habilidades sociales básicas, lo cual implicará desarrollar las habilidades sociales complejas posteriormente.

Podemos estar percibiendo ya que este tipo de conductas está estrechamente relacionado con la inteligencia emocional, es decir, la capacidad de gestionar, comprender y manejar nuestras emociones.

 

 

Por qué es importante manejar correctamente las habilidades sociales. 

Tal y como ya hemos dicho, las habilidades sociales son el conjunto de conductas que nos permiten relacionarnos con los demás de manera satisfactoria y, como los seres humanos somos “seres sociales”, vivimos en sociedad, son imprescindibles en cualquier ambiente que nos podamos encontrar (en familia, en el trabajo, en el colegio, con los amigos, etc.).

Aprender y desarrollar estas habilidades es fundamental para conseguir unas relaciones óptimas y satisfactorias con los demás: aprender a expresarse y comprender, tener en cuenta necesidades e intereses, intentar encontrar la solución a un problema, por ejemplo. Todo ello, implica conseguir numerosos beneficios, principalmente conseguir que no nos impidan lograr nuestros objetivos, saber expresarnos, ayudarnos a obtener aquello que queremos, comunicarnos satisfactoriamente con los demás, desarrollarnos como personas efectivas y facilitar una buena autoestima, entre otros.

 

En nuestro centro contamos con los profesionales adecuados, psicólogos principalmente, que se encargan de ayudar tanto a niños, como adolescentes y adultos, a evaluar su repertorio actual de habilidades sociales (si antes no se ha hecho) así como ampliarlo todo lo posible para su beneficio. Mediante diversas técnicas, adaptadas a nuestros pacientes, realizamos un completo entrenamiento en habilidades sociales, que hace evolucionar positivamente el correcto desarrollo de la persona.

ESTE ES UNO DE LOS PRINCIPALES ASPECTOS A INTERVENIR EN NUESTROS NIÑOS DE HOY EN DÍA, ASÍ COMO EN LAS FAMILIAS. NO PODEMOS PASARLO POR ALTO.

Leave a comment