Teléfonos: 686 905 933 | 968 341 499
Calle Mateos, 51 Bajo. Barrio del Carmen 30.002 Murcia

¿Cuándo debemos acudir al logopeda?

logopeda

El logopeda es el profesional del ámbito sanitario que se ocupa de la prevención, evaluación, diagnóstico, intervención y estudio de las alteraciones en el lenguaje (oral y escrito), el habla, la voz, la audición, la masticación y la deglución.

El campo de actuación de dicho profesional está siendo más conocido desde hace un tiempo. No obstante, aún es novedoso para algunas personas y se tiende a asociar con la población infantil. Cosa que no es del todo errónea, pero sí inexacta. Ya que el logopeda interviene con personas de cualquier edad.

Entonces, ¿cuándo acudir?

Existen numerosos indicadores, a continuación mencionaremos los principales:

En los niños, lo más común son las dificultades en el habla, la lectoescritura y el lenguaje, entre otras. En muchos casos se les deriva desde el colegio o el pediatra. Sin embargo, si observamos alguno de los siguientes síntomas debemos consultar con un profesional.

  • No se le entiende cuando habla.
  • Agrega o elimina sonidos.
  • No discrimina sonidos.
  • Pérdidas auditivas que dificultan la comunicación.
  • Se traba.
  • Habla muy poco o no habla.
  • A los 3 años aún no ha empezado a hablar.
  • Muestra dificultades a la hora de expresarse (nerviosismo, frustración).
  • No comprende órdenes simples.
  • Tiene poca o nula intención comunicativa.
  • No hay contacto ocular.
  • No se relaciona con iguales.
  • No discrimina sonidos.
  • Le cuesta leer y/o escribir.
  • Tiene dificultad para comprender los textos.
  • Muestra lentitud en el pensamiento y cálculo mental.
  • Presenta retraso general en el desarrollo y el lenguaje.
  • Tiene alteraciones físicas o sensoriales.
  • Respira con la boca abierta.
  • Tiene cambios de voz repentinos.
  • Le cuesta comer, sobre todo ciertos alimentos.
  • Come con la boca abierta, cuando traga adelanta la cabeza, parece que se le va a salir el alimento de la boca.
  • Se suele atragantar.
  • Tiene la voz ronca con frecuencia.

En el caso de los adultos los indicadores más relevantes para acudir al logopeda son:

  • El diagnóstico de nódulos, pólipos, edema, etc.
  • La aparición de disfonía (voz ronca) y/o afonía (pérdida total de voz) con frecuencia.
  • El diagnóstico de alguna enfermedad degenerativa (Parkinson, Alzheimer, ELA…).
  • El bloqueo, repetición de palabras y sonidos acompañados de tensión.
  • Dificultades para deglutir (tragar).
  • La presencia de alguna alteración anatómica que no permite pronunciar, respirar o deglutir correctamente (disglosia).
  • La dificultad de expresión, comprensión y memoria debido  a una lesión cerebral (infartos, derrames, tumores, esclerosis, Alzheimer, Parkinson y otras demencias).
  • Deterioro en el nivel de audición (implantes cocleares, audífonos, etc.).
  • Haber padecido un accidente cerebro-vascular (Afasias).
  • Las pérdidas de lenguaje, vocabulario, memoria, atención, cálculo…
  • Problemas para evocar palabras, dificultades en la pronunciación o para mantener una conversación.
  • El deseo de reeducar la voz o mejorar algún aspecto del lenguaje.
  • La presencia de patologías que persisten desde la niñez.

Por tanto, es recomendable que las personas de cualquier edad que presenten alguno de estos síntomas consulten con un logopeda, el cual le ayudará a buscar soluciones en función de sus dificultades y el grado de afectación de estas.

 

Irene Ávila López.

Logopeda.

 

 

 

En el Centro Psicológico y de Enseñanza EDUCADOS, contamos con el servicio de Logopedia, entre otros, a través del cual el profesional correspondiente estará encantado de atender sus consultas sin ningún compromiso.

Puede contactar con nosotros si percibe en usted o en alguien que conozca, alguna de las dificultades antes mencionadas, así como cualquier otra. Nos encargaremos de orientarle hacía el mejor camino que les lleve a conseguir sus objetivos.

% Comentarios (2)

Isabel Bernabeu Nadal

Muy bien explicado. Acertado y concreto. Me gusta mucho. Gracias

¡Muchas gracias Isabel!

Leave a comment