Teléfonos: 686 905 933 | 968 341 499
Calle Mateos, 51 Bajo. Barrio del Carmen 30.002 Murcia

Cómo expresar críticas a un amigo sin ofender

Podemos y debemos expresar críticas negativas, así como nuestras opiniones o deseos a cualquier persona, ya que es bueno para nuestra salud y tenemos derecho a hacerlo.

Ahora bien, debemos hacerlo de una manera adecuada, desde la asertividad. Las personas que tienen un estilo de personalidad asertivo resuelven sus problemas, se sienten a gusto consigo mismas y con los demás, se sienten satisfechas y tienen el control de su vida.

Si nos comunicamos asertivamente conseguiremos cambiar un comportamiento que nos disgusta en otra persona, mantendremos una buena relación con los demás, expresaremos correctamente sentimientos negativos, evitaremos estallidos de ira, aumentaremos sentimientos satisfechos y disminuiremos la probabilidad de discusión con los otros. ¿Cómo podemos hacerlo? Mediante lo que los psicólogos llamamos la técnica de la Oposición asertiva, la cual consta de estos sencillos pasos:

 

  1. Definición del objetivo: debemos tener claro lo que queremos conseguir. Por eso tenemos que definir, de manera clara y concisa, nuestro objetivo. Esta definición no la expresamos al otro, de momento, sino que es un ejercicio de autoconsciencia. Es importante que posteriormente podamos comprobar de forma objetiva si lo hemos conseguido o no.
  2. Comprensión del comportamiento del otro: consiste en ser empático, ponerse en el lugar de la otra persona y así desarmar sus posibles argumentos. Se trata de hacer ver a esa persona que entendemos su punto de vista, por eso expresamos aquello que sabemos nos dirá: “Comprendo que tú crees que… que tú piensas que… que lo haces porque”.
  3. Expresión del problema: ahora toca transmitir a esa persona la situación concreta que quieres que no se repita, la crítica, tu deseo o tu opinión. Es decir, expresarle verbalmente tu objetivo, el cual te has definido a ti mismo al comienzo: “Lo que es que cuando (objetivo definido)”.
  4. Expresión de sentimientos y consecuencias: este punto se refiere a explicar a esa persona los sentimientos que nos provoca, así como las consecuencias, ese comportamiento que tiene, eso que estamos criticando, esa opinión que tenemos, etc.: “Yo me siento… y ocurre que…”.
  5. Ofrecer alternativas: se trata de plantear opciones sobre otra manera de actuar, cómo nos gustaría que se comportase el otro en el futuro: “Para próximas ocasiones podrías…”.
  6. Expresión de consecuencias positivas: finalmente le comentamos a esa persona las consecuencias positivas que tendrá que cambie su actitud, etc.: “De esta manera… (consecuencias positivas que ocurrirán)”.

Estos pasos deben llevarse a cabo manteniendo el contacto visual, un volumen de voz adecuado y claro, y posturas y gestos firmes, convincentes, sin llegar a mostrar agresividad ni tensión.